Cabezudos y bestiario festivo

Los cabezudos, también llamados renacuajos, cabets, nanos o enanitos son figuras antropomorfas típicas de las fiestas populares de diversas zonas europeas, entre ellas Cataluña, vinculadas a los grupos de gigantes. El cabezudo consiste en una prótesis en forma de cabeza, generalmente humano, que se coloca sobre los hombros del portador y da la impresión de un personaje contrahecho, con la cabeza desmesurada. El portador suele ver por la boca o por el buche.

El objetivo de estas figuras (cabezudos y gigantes) es originalmente teatral y festiva, con representaciones de mitos, leyendas y personajes populares, que a la vez sean un referente de la identidad de la población Algunos de ellos recrean personajes históricos vinculados a un pueblo o una ciudad, como por ejemplo el primer alcalde, un benefactor, o una figura destacada. Otros optan por representar en los gigantes y cabezudos artesanos de oficios muchos de ellos hoy desaparecidos, pero que habían sido muy importantes en el desarrollo de las poblaciones. Los gigantes y cabezudos adquieren así la función de embajadores festivos, de poblaciones o grupos sociales.

Por bestiario festivo, entendemos todas aquellas figuras de imaginería festiva zoomórfica, o sea, con forma de animal, con portador interno o externo, de carcasa total o «protésica», con carácter individual o grupal, y con una técnica, funcionalidad y simbolismo determinados.

Construcción de un cabezudo zoomórfico

El objetivo de esta actividad es introducir al participante en la construcción de cabezudos zoomórficos a través de la técnica de la cartapesta. Durante 6 sesiones, realizaremos un renacuajo funcional, que representará una cabeza de animal.

 

Cabezudo de jirafa en proceso. Elaboración propia.

 

Esta técnica (similar a la del cartón piedra) consiste en la aplicación de sucesivas capas de papel de periódico (o similar) impregnadas con cola blanca, encima de una forma positiva o negativa. Cuando esta superposición de capas de papel encolado se seca, se endurece de forma permanente y se retira del molde o de la forma positiva Las características principales de esta técnica son su simplicidad, resistencia y poco peso, que la hacen ideal para realizar este tipo de figuras. Por otro lado, es una técnica que implica un coste mínimo y que no incorpora elementos ni procedimientos tóxicos.

 

Cabezudo de liebre en proceso. Elaboración propia.

 

La técnica de la cartapesta, precisa de una forma positiva o negativa, encima de la cual se aplicará el papel encolado, para que éste adquiera la forma deseada. En este caso, el papel se aplica encima de formas positivas, elaboradas mediante globos, cartón y otros elementos reutilizados. Con estos elementos (esferas, cilindros, conos, planos, etc.), se crearán las formas básicas de la figura, que luego se forrarán con papel de periódico, para definir su superficie y forma definitivas. Posteriormente se policroma la figura.

 

Cabeza de liebre. Imagen recuperada de: https://pixabay.com/es/

 

Trabajar a partir de modelos reales (animales), más allá de los conocimientos propios de zoología o biología que se adquieren a través de la observación del animal, la creación del renacuajo desarrolla la capacidad de observación, el análisis y el conocimiento de las formas anatómicas del animal (de la cabeza del animal), y su posterior transcripción en formas geométricas tridimensionales básicas.

El hecho de trabajar con formas geométricas básicas promueve el desarrollo de la capacidad de síntesis y la inteligencia espacial, que se entiende como el conjunto de habilidades mentales relacionadas con la navegación y la creación, comprensión y rotación de objetos dentro de la nuestra mente (arquitectura, ingeniería, etc.). La representación de estas formas mentales con materiales constructivos, favorece el desarrollo de la inteligencia corporal, que se entiende como el conjunto de habilidades relacionadas con el uso de las manos, destinadas a realizar movimientos concretos con precisión, así como traducir con fidelidad esquemas mentales en elementos físicos. El uso racional y controlado de las habilidades físicas. (Actividades manuales, escultura, deportes, danza, etc.).

 

Cabezudo de liebre en proceso. Policromía. Elaboración propia.

 

Con la policromía de las figuras adquieren conocimientos sobre la teoría y mezcla de colores sustractivos (trabajo con colores primarios), de policromía escultórica (las sombras se representan a través de la luz y no del color) e incluso de «trompe l’oeil” (el color puede modificar la percepción del volumen).

Proceso de trabajo

  1. Presentación y explicación de la actividad, selección de los animales o figuras a realizar.
  2. Construcción de la estructura del cabezudo.
  3. Colocación encima de la estructura, de los elementos que definirán el personaje, con cartones, globos de diferentes tamaños y otros elementos reutilizados (paquetes de huevos, trozos de porexpan, vasos de plástico o papel, etc.).
  4. Aplicación de las tiras de papel de periódico empapadas en cola blanca (o cola de empapelar), para conseguir resistencia y durabilidad.
  5. Policromía del cabezudo. Aplicación de imprimación, pintura y una capa de barniz protector.

 

capgrossos

Cabezudos finalizados y en elaboración y en proceso. Elaboración propia.

 

Valora el post